Miércoles, Diciembre 13

Psicología: Aprende a empoderarte en tu trabajo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

En ocasiones, he observado que las mujeres tienden a sentirse inseguras laboralmente a pesar de tener un excelente desempeño y ser vistas como profesionales de excelencia. Si te ha pasado, aquí te contamos cómo superarlo. 

Muchas veces, las mujeres posponen sus intereses, logros y metas, con una constante sensación de tener que demostrar que son “buenas” profesionales, una voz autocrítica que les dice que no es “suficiente” o bien que podrían hacer las cosas de manera distinta y “mejor”, pese a que objetivamente la realidad es otra.

Lo anterior las lleva a sentirse irritadas, molestas y ansiosas. Tienden a evitar nuevos desafíos y situaciones grupales o, bien, las enfrentan con mucha ansiedad y malestar. Se les dificulta poner límites respecto a su carga laboral, su sueldo, los horarios y el trato de los otros hacia ellas.

Si quieres sentirte empoderada, capaz, eficiente en tu trabajo y desarrollar al máximo tu potencial. Si quieres sentirte tranquila y confiada en tu trabajo, sentir que disfrutas lo que haces, toma nota y aplica los siguientes pasos:

1.- Desarrolla una idea clara y concreta del estilo de vida laboral ideal que quieres y mereces. Cuando sabemos lo que queremos, podemos generar planes de acción que nos lleven a alcanzar esas metas, es la fuerza motivadora para nuestro cambio.

2.- Desarrolla creencias que te conecten con la sensación de poder, capacidad y que te abran posibilidades en términos laborales. Las mujeres desde pequeñas hemos interiorizado creencias que, en muchas ocasiones, nos limitan profesionalmente, por ejemplo “no es bueno expresar molestia, “no debo mostrar mis logros” “nunca es suficiente”, etc. Quiero invitarte a revisarlas, a que las detectes y luego las cambies por creencias más realistas, que te conecten con tu potencial.

3.- Pide ayuda y comparte responsabilidades. Muchas veces, las mujeres, tendemos a sobrecargarnos de actividades relacionadas con el hogar y la familia, y no pedimos ayuda, esto se interpone en nuestro camino a la cima de nuestras profesiones, porque simplemente requiere de mucho esfuerzo y energía trabajar 8 horas diarias, para luego llegar a nuestros hogares y dedicarnos a más tareas, por favor! comparte las responsabilidades.

4.- Utiliza tu cuerpo como una valiosa herramienta que te lleve a conectarte con emociones de poder, seguridad y bienestar. Cuando hablamos del lenguaje no verbal o corporal nos olvidamos que nosotros mismos también somos receptores de él. Es decir, si me sitúo en una posición no sólo los otros me percibirán así, si no que yo también lo haré. Prueba reírte 5 minutos (utiliza cronometro) y toma conciencia del efecto que tiene en ti. Lo mismo pasa con las posiciones de poder y seguridad, si te paras derecha, conectando las piernas al piso, levemente separadas, pecho abierto, barbilla arriba, utilizando espacio, te conectarás con la sensación de seguridad y poder… Nuestro cuerpo es un gran aliado

5.- Aprende estrategias para comunicar y establecer límites asertivamente, las mujeres hemos sido criadas hacia la complacencia y para otros, es un estereotipo cultural que nos lleva en muchas ocasiones a ser grandes cuidadoras y en otras a avasallarnos y no ponernos límites, revisa cuántas veces en la última semana permitiste algo que no querías (horario, carga laboral, trato) y toma acciones para remediarlos. Poner límites y expresar nuestras necesidades es cuestión de práctica, práctica y más práctica.

Ya lo sabes, estos son los pasos para que logres valorarte, reconocerte y conectar con la mejor versión de ti en lo laboral, llevarte a ser una mujer que brille profesionalmente, que disfrute de su trabajo y que se sienta segura de sus capacidades.

Share.

Leave A Reply