Jueves, Diciembre 14

Lo que no sabíamos sobre el chocolate y la sal

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

¿Realmente hace bien comer chocolate?, ¿Es diferente el cacao de la cocoa?, ¿Bajaremos de peso si dejamos la sal? ¿Cuál sal es mejor que otra?. Hemos escuchado decenas de rumores al respecto, pero no sabemos realmente cuáles son ciertos y cuáles no, así que les dejo un breve resumen al respecto.

Chocolate

Obviamente me sumo al grupo de amantes del cacao, y lo primero que haré será mencionar la diferencia entre el cacao y la cocoa: El cacao puede incorporarse como referencia en cualquier alimento que incluya como ingrediente, el grano de cacao, como los nibs de cacao, la mantequilla de cacao, la pasta de cacao y el cacao en polvo.

Pero antes de que se vaya a preparar una leche con chocolate, haremos la distinción entre el cacao en polvo y la cocoa en polvo: Pueden parecer lo mismo, pero no lo son. La cocoa es el grano de cacao que ha sido procesado a altas temperaturas, por lo que se altera su estructura molecular, reduciendo la cantidad de enzimas y el valor nutricional de todo el grano. Esto quiere decir, que todos esos estupendos estudios que alardean sobre los maravillosos beneficios de comer chocolate, no se refieren precisamente a la típica barra de chocolate en oferta del supermercado. El chocolate al que se refieren se acerca en realidad al cacao crudo.

Por último, el azúcar es lo que menos nos debe preocupar, ya que una manzana mediana de 185 gr. tiene 20 gr. de azúcar y una barra de chocolate como la de la foto, con 70% de cacao, tiene 20 gr. de azúcar y las de 100%, tienen 0% azúcar.

Sal

Efectivamente, si tenemos ingestas de sal muy elevadas, vamos a retener líquido porque el líquido sigue a la sal, así que se quedará en nuestro cuerpo. Asimismo, la sal sirve para balancear los líquidos, y como necesitamos buena cantidad de líquido en el cuerpo (y minerales), de todas maneras hay que consumir sal.

  • Sal de Mesa común es básicamente cloruro de sodio: 40 % de sodio y un 60 % de cloruro.
  • Sal de Mar: efectivamente está menos procesada (se seca naturalmente por evaporación) y por lo tanto, cuenta con más minerales como potasio, hierro y zinc, entre otros.
  • Sal del Himalaya: directo de las minas de sal en Pakistán, esta sal contiene más óxido de hierro y por eso luce rosada (es muy linda). También contiene calcio, potasio y magnesio.

Lo más importante es elegir la sal “más natural” o menos procesada porque contendrá más minerales y evitarás los aditivos que generalmente trae la sal de mesa común.

 

Psic. Pia Schlöber
Psicóloga del Hambre

www.psicologiadelhambre.cl
Instagram @psicologiadelhambre

Share.

Leave A Reply