Miércoles, Enero 24

Psicología: ¿Calladita me veo más bonita?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Recuerdo una  tarde, que con amigas, comenzamos a revisar películas de la infancia y apareció la que, hasta entonces, era una de mis favoritas, La Sirenita. No saben la sorpresa que me llevé después de analizarla. 

Entre risas comenzamos a buscar en Youtube la canción en que Úrsula, la buja mala de la película, le canta a Ariel para convencerla de que le entregue su voz, y luego de años de no escucharla casi se me cae el pelo de la impresión de los mensajes que recibí y recibimos muchas mientras éramos niñas. Así es, una mujer que es capaz de dejarlo todo por un hombre que apenas conoce, frases como “no olvides que tan sólo tu belleza es más que suficiente”, “verás que no logras nada conversando”, “admirada tu serás si callada siempre estás”. Esa tarde nos sorprendimos entre todas, nos reímos, enojamos y reflexionamos y ahí quedo el tema.

Años después, nuevamente me encontré con una de esas frases, que parecen estar en el colectivo, naturalizada y normalizada … “calladita, calladita que me veo más bonita”, esta vez no había oído anteriormente esta frase, pero comencé a averiguar entre amigas, conocidas, colegas, y muchas sí la habían escuchado a lo largo de la vida. Nuevamente me inundó la inquietud, comencé a investigar al respecto y a observar con mayor profundidad la implicancia que tienen estos mensajes que recibimos desde pequeñas. Y claro que sí, impacta!!!

Estos estereotipos nos llevan de forma no tan consciente, a no opinar, a no creernos el cuento respecto a nuestra capacidad en nuestros trabajos, a mirar el opinar distinto como ser conflictiva, a no poner límites y no expresar nuestra molestia. Y así nos vamos guardando nuestras valiosas opiniones, impidiendo y obstaculizando desplegar todo nuestro potencial como profesionales.

Lo he visto muchas veces, en otras mujeres y en mí misma. Reconozco casos de clientas que temen expresarse o discrepar en situaciones laborales grupales, por ser tildadas de agresivas, poco humildes, etc. Y así vamos perdiendo valiosas oportunidades de crecer y ascender profesionalmente.

Creo que el primer paso para generar un cambio es darnos cuenta de esto, tomar conciencia y como mujeres permitirnos expresar libre y respetuosamente nuestras opiniones, comprender que somos un valioso aporte dentro de las organizaciones en las que trabajamos y simplemente hablar y opinar.

 

Por: Isidora Serrano, Psicóloga. 

Share.

Leave A Reply