Miércoles, Diciembre 13

Tips: ¡Así te puedes cuidar este 18!

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Estamos a días  de las fiestas patrias y yo ya compré todo el cotillón necesario. El 18 es mi festividad favorita porque hay sol, comida rica, música y familia  con amigos reunidos. Sin embargo, hay un tema de preocupación entre nosotras las mujeres: ¿Cómo vamos a bajar los kilos subidos?

Siempre asumimos que vamos a engordar 3 kilos (promedio de kilos subidos por los chilenos en menos de una semana) y vamos a tener que vivir de atún y lechuga  a la vuelta porque ya va a ser tiempo de sacarse los chalecos y mostrar piel. Pero con este artículo, te quiero dar algunos consejos para que disfrutes la comida y estés despreocupada de hacer dieta a la vuelta.

 1. Cuídate en el desayuno.

Es la comida perfecta para cuidarnos, así que ¡aprovechémosla! Si nos cuidamos en la mañana, no tenemos que preocuparnos de cuidarnos tanto en la tarde. Probablemente vamos a acostarnos tarde, así que consideré estos dos escenarios: Primero, si te levantas los suficientemente temprano para el desayuno, pero sientes que has comido mucho el día anterior, mi recomendación es que te tomes un smoothie (batido) con fruta, avena y leche vegetal. También puedes prepararlo en versión smoothie bowl (¡mi favorito!).

Segundo escenario: si te levantas tipo 12 del día y vas a almorzar a las 1, mi recomendación es comer una fruta picada y un té ¿Por qué fruta picada? Porque es más atractivo a la vista que una fruta entera con cáscara.

 2. Dile NO al picoteo.

El picoteo lleva al descontrol y por lo tanto, al vandalismo con la comida. Nunca supiste cuánto comiste y tu cuerpo paga las consecuencias. Si hay picoteo, busca un plato y sírvete todo lo que quieras comer, pero comprométete con ese plato y no te sirvas más.

 3. Dosifica las “chanchadas” durante el día.

No nos hagamos las inocentes, sabemos que TODOS los días comeremos algo “chancho” y está bien, pero dosifiquemos. Elige solo 2 de estas comidas al día. Algunas de las típicas:

Choripan: generalmente no es el plato principal, es como la “entrada” porque después de esta deliciosa bomba calórica y grasosa, seguimos comiendo. Entonces ¿qué podemos hacer para cuidarnos? Podemos sacarle la miga al pan y pedir que nos den la mitad de la longaniza. Es el mismo sabor, pero una porción menos dañina.

Empanada: si comimos choripan de “entrada”, no comamos empanada de plato principal, elijamos la carne con verduras. Considera también que no importa cuánta hambre tengas, una empanada es suficiente (a menos que sean realmente chicas). Si te gustan las de queso y también las de pino, te recomiendo comer mitad de queso y mitad de pino. ¡Obviamente elegir la mitad que tenga huevo y aceituna!

Acompañamientos: en este caso, es mejor que comamos o lo uno, o lo otro. También puedes comer un poco de todos pero que juntos hagan una porción normal.

4. Come tus alimentos en el orden correcto.

Sí o sí recomiendo comer vegetales para que puedas ir al baño en paz y te sientas deshinchada y liviana. Además, te aconsejo que todo lo crudo (ensaladas y frutas sin cocer) lo comas primero, antes que los demás alimentos porque se digiere más rápido y si no entra como el primer alimento, se queda fermentando y provoca hinchazón.

 5. Cuida la porción.

Si te restringes demasiado y piensas que no “debes” comer nada, te vas a angustiar y sufrir porque la comida siempre va a estar al frente tuyo, mejor piensa que puedes comer lo que tú quieras, pero en su justa medida. En ese sentido, recomiendo comer “mindful” o con consciencia. Para lograrlo:

  • Sírvete tú misma tu plato porque solo tú sabes cuánta hambre tienes y cuánto quieres comer.
  • Cuando vayas en la mitad del plato, deja el cuchillo y tenedor en la mesa y analiza con una escala del 1 al 5 cuánta hambre tienes ahora. ¿Es necesario terminar el plato?
  • Si vas a comer postre, sírvete menos comida para hacer espacio en tu estómago.
  • Si estás demasiado satisfecha, pero igual quieres comer postre, pide que te lo guarden y cómetelo 2 horas después, cuando te sientas mejor y realmente lo disfrutes.

6. Caminar y moverse.

Si no te encanta hacer ejercicio, no te propongas hacer una rutina de ejercicio todos los días porque es poco probable que eso ocurra. Lo que sí puede ocurrir es que camines y te muevas y solo necesitas llevar un par de zapatillas. Moverse es lo más fácil del mundo, ya que puedes recoger platos de la mesa o caminar a comprar lo que falta para el asado. Entonces, ten en cuenta que mientras menos “echada” y sedentaria pases esta festividad, tu cuerpo va a estar mejor.

7. No te peses

Tú sabes que comiste distinto a como comes siempre y los alimentos dieciocheros te van a producir hinchazón y retención de líquidos. Además, se va a ver reflejado en la pesa y lo más probable es que si ves que subiste algo, te sientas culpable, te de rabia contigo misma y te den ganas de llorar, pero quiero que sepas que esto es momentáneo porque es cosa de volver a la normalidad y esta sensación se va a ir.

Esos son mis consejos para que estas fiestas patrias no comas hasta reventar y por lo tanto, puedas disfrutar de verdad la comida. Que tengas un dieciocho bien festejado… ¡tiki tiki ti!

 

Por: Daniela Román, Psicóloga.  

Share.

Leave A Reply