Miércoles, Diciembre 19

Carretera Austral: La magia de Puyuhuapi

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Imagínense lo que fueron 5 días sin teléfono, ni tv, ni señal de wifi. Realmente una desconexión total, que además, se aprovecha en un entorno que sólo tiene el sur de Chile.

El viaje es un poco largo. Bueno, si pensamos que es dentro de Chile igual es medio lejos. Un vuelo De Santiago a Balmaceda, ojo que el mismo Puyuhuapi Lodge te proporciona traslado desde el aeropuerto y vice versa así que no tienes que andar preocupada.

Luego, son 4 horas en auto por la Carretera Austral hasta llegar a un fiordo en Bahía Dorita (Puerto Cisnes), lugar donde tomas una embarcación que en 10 minutos te deja a los pies del paraíso: Puyuhuapi Lodge. Y es que el paisaje es tan lindo que de verdad te sientes turisteando y se disfruta un montón la vista. Nosotros paramos en la Cascada de la Virgen y en el Salto del Cóndor. ¡Mil % recomendado!

Tuvimos suerte que nos tocó un día lindo pero el sol no calienta nada en una zona tan al sur como la Carretera Austral. Con elementos de madera, azulejos y piedras, la fachada de estas termas recuerda la arquitectura de Chiloé, además,  todas sus habitaciones tienen vista al borde costero. Les juro que era despertar, abrir la cortina y estar al fin del mundo, literalmente.

La decoración es cálida y sencilla, lo que me gusta porque tiene un ambiente familiar que invita a disfrutar y deleitarse con los paisajes e instalaciones del lugar. Además, el servicio es 100% personalizado y de verdad te sientes como en tu casa. Cada pieza es cómoda, limpia, sin televisión y menos conexión a internet. Así que si quieren desconectarse, es el lugar. En mi estadía me tocó lluvia y les juro que fue lo mejor. Chimenea, un vinito, un rico living y no necesitamos nada más.

Para los que aman la vida al aire libre y el deporte, que no es mi caso, es el lugar perfecto: hay naturaleza, puedes navegar entre islas y fiordos patagónicos, y bueno, como ya estaba ahí y todos estaban motivados, subimos el Parque Nacional Queulat. Fueron 3 kilómetros hasta llegar a la cima y los primeros 600 metros sólo subida.

Casi muero, aparte que  el día estaba horrible, con lluvia y viento. Igual entrete ahora que lo pienso pero en el momento quería morir. Lo mejor fue que al llegar a la cima, mágicamente se abrió el cielo y por 5 minutos se vio el ventisquero colgante. Un regalo de la naturaleza, les juro. Con eso, la subida había valido la pena sino, qué lata. Lo bacán es que en el Lodge nos pasaron todo el equipamiento para subir sin problemas.

Otro día fuimos a andar en kayak, algunos salieron a hacer trekking y así. Fueron 5 días de desconexión total y actividades en familia. Pero si hay vida outdoor, también hay indoor y eso es lo que más me gusta. Se mueren lo que es disfrutar de las aguas termales y  relajarte con los masajes del SPA. Hay piscinas temperadas dentro y fuera del lugar y también gimnasio. Una delicia de spot.

Para los días de lluvia, como fue en el 80% de nuestra estadía, el segundo piso era el lugar. Mesa de pool y diversos juegos de mesa también eran opción a la hora de estar con temporal. No puedo dejar de mencionar la cocina del lugar. Platos Gourmet, ricos y novedosos. Mezcla de sabores y texturas pero bien chileno en sus preparaciones. Les prometo que era una felicidad cuando llegaba la hora de comer. También tienes la opción de comer en el bar, bien bueno y variado.

Les recomiendo a mil este lugar. si de verdad quieren paz y desconectarse de verdad, tienen que conocer el Puyuhuapi Lodge. Realmente una experiencia en todo sentido: al comer, al salir, al despertar y así. Un imperdible si andan por la Carretera Austral o quieren DESCANSAR.

Para más información http://www.puyuhuapilodge.com 

Share.

Leave A Reply