Miércoles, Diciembre 19

Columna: El viaje interno

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Antes de elegir este tema, se me pasaron millones de ideas por la cabeza, quería hablar de
cosas más light, pero creo que mi deber es motivar.

Puse algo de música y pensé, “voy a contar mi experiencia”. He vivido varios procesos en este tiempo, unos necesarios y muchos dolorosos, por eso, quiero citar a Anthony Bourdain que decía: “viajar, no siempre es bonito. No siempre es cómodo. A veces duele, incluso rompe tu corazón. Pero eso está bien. El viaje te cambia, debería cambiarte”.

Hace un año agarré un par de cosas y me vine a vivir a Barcelona, con muchas expectativas debo decir, lo que ha sido como años de universidad si pienso en todo lo que he crecido. Cuando me vine, me decían que la ciudad era increíble y este lugar está lleno de locos, así que bueno ahí entre locos nos entendemos, pero a lo que voy, es que desde el principio la experiencia no fue tan buena ni tan la raja como me lo pintaron. Me ha sido MUY difícil encontrar trabajo estable porque todo es súper burocrático. De verdad he estado dispuesta a hacer diferentes cosas, cuidar niños, community manager, camarera, anfitriona o en lo que se pueda con mi visa de estudiante.

Llegué en un período complejo con todo lo que pasa en Cataluña (por el tema de la independencia). Tenía poca plata y cada semana pensaba ¿cómo lo voy a hacer? ¡ufff! es duro. Además, viví como gitana en 7 casas durante 4 meses, así que con todas estas cosas me sentía aturdida y no sabía cómo reaccionar. La situación no me está convenciendo del todo, de verdad no me faltaron ganas de mandar todo a la mierda y decir chao, pero siempre algo me decía dale una oportunidad. Hay que ver el lado positivo de esto ¡Vamos pa’ delante!

Ahora agradezco todo lo que me ha pasado, debido a que cuando uno se ve sometido a problemas, ahí ve realmente su forma de enfrentar la vida. Por lo que decidí vivir el ritmo natural de este proceso. Todo tiene una razón de ser y todo lo que estoy viviendo es necesario. La vida a veces te pone al límite para valorar otras cosas y como dice Anthony Bourdain “el viaje te cambia”, y no sólo porque ves otras cosas y vives con personas diferente, ¡yo ya soy diferente! y hoy valoro mucho más a mi país, valoro más a mi familia, a mis amigos y los pequeños detalles.

Este viaje me ha ayudado a aceptarme y valorarme. Ahora analizo que no importa quién era en mi zona de confort, ni la cantidad de amigos o popularidad que tenía, porque eso no asegura el éxito en otro lado. Sobre todo en otro país en donde nadie me conoce, pero pienso “las cosas llegarán en el tiempo que tiene que ser baby!”. Y cuando decido escribir del viaje interno, me refiero al poder disfrutar el proceso por muy dura que sea la situación. Sacando lo mejor y aprendiendo de los errores.

A pesar de que esta experiencia aún no termina, y sigo en este tiempo de cosas a medias, estoy más consciente de todo. Si en este momento crees que estás estancada y no avanzas, de verdad te motivo a que reflexiones y por sobre todo, AGRADEZCAS. Hay que evaluar la vida y aceptarse con amor. Ese ya es un gran paso.

Gracias a esta experiencia tengo la convicción que la vida tiene algo mejor para mí y esta gran prueba sólo me está preparando para ese momento. La fe en Dios me ha dado fuerzas para seguir en busca de mis sueños.

Gracias por leerme y muchos cariños personas de alma libre y soñadoras ❤️

 

 

 

 

 

 

 

❤ Gracias por leerme y muchos cariños personas de alma libre y soñadoras  ❤

Share.

2 Comentarios

  1. María Victoria on

    Coni que transparente tu relato! Al igual que en tu primera columna, eres tú de comienzo a fin, puro oprimido y del que se contagia!! Grande Coni!

  2. Muy buena tu columna, pues estas pasando por un momento que todas de alguna forma pasamos o pasaremos, es increíble como estas cosas te ayudan a reflexionar de tantas cosas que tenias, y que e ese momento no eran importantes y ahora luchas para volver a tenerlas! Excelente, creo que si todas leemos tu columna pensaremos lo mismo!

Leave A Reply