Domingo, Diciembre 16

Columna: “Vivir lejos es difícil, pero sorprendente”

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Hoy quiero hablar algo cortito, pero a la vez complejo así que lo haré fácil. Me vine a España hace un año y medio, y me preguntarán ¿qué tal?. Siento que empecé a vivir nuevamente y puedo decir que sí, soy feliz. 

Vivir fuera de tu país es algo necesario, y no sólo para el currículum, sino también para ti, para el alma. He aprendido a ver todo desde otra mirada y lo entretenido que es ser la persona que he querido ser, porque total nadie me conoce.

Hay mil cosas con las que hay que lidiar, pero me puse metas “logrables” y voy pasito a pasito como dice Luis Fonsi. Aprendí a no atormentarme con lo que hacen los de “mi edad” porque si no uno se cuestiona todo lo que está haciendo y te vuelves loca.

Cuando te vas de tu lugar la vida empieza de cero, tienes que hacer nuevos amigos, tienes que ser tolerante, saber que vas a conocer a todo tipo de seres humanos, eso te abre los ojos y te enseña. Amas más a los tuyos que están lejos y a la vez uno es más libre, no estás tan pendiente de la vida de nadie.

En mi caso, me acepto y me caigo bien, salgo a caminar con un café y música y lo paso la raja. Hago pequeñas cosas en un lugar nuevo y me deslumbro, es como que la vida se vive más y a la vez también se siente bien diferente. Es como que vuelves a ser niño y te sorprendes de cosas que en tu zona de confort eran muy  “normales”.

Es por eso que les quiero dar ese consejo, a veces la vida no hay que pensarla tanto, sólo hay que vivirla porque es corta y uno no se da cuenta hasta que te pasa algo. Antes era una persona muy rígida y me costaba cambiar los planes, ahora he aprendido a ser más flexible y eso también me ha sanado. Trato de valorar todo y dejar el control de lado.

Cuando andas con una actitud agradecida, la vida te entrega cosas mejores. Hay semanas que tengo 10 euros (8 lukas apróx. que uso para el café diario) y me siento tan realizada, al igual cuando tenía todas mis cosas en Chile y era “exitosa”. Aprendí que la felicidad es el único éxito que podemos anhelar y a ese hay que apuntar.

Que nadie te diga que la felicidad es un título, o un departamento, porque ser feliz es vibrar alto y saber que estas en paz en el lugar que tienes que estar.

Share.

Leave A Reply