Now Reading
¿Qué aprendí viviendo fuera de Chile?

¿Qué aprendí viviendo fuera de Chile?

Hace casi dos años me vine a vivir a Australia creyendo que serían solo seis meses. Claramente no tenía idea de todo lo que me iba a gustar vivir fuera de Chile, ni lo que terminaría significando para mí emprender esta aventura.

Dejar de lado mi zona de confort no fue fácil. Llegar a un país nuevo, sin trabajo, familiares ni amistades, fue todo un desafío. Sobre todo para mí, que soy una persona tímida, sin embargo, valió muchísimo la pena, y hoy lo considero una de las mejores decisiones de mi vida.

Si les resumo en una palabra lo que han sido mis dos años en Australia, sería
descubrimiento, tanto interior como externo. Vivir en el extranjero me ha servido más que nada para mirar la vida desde una perspectiva totalmente distinta.

En este tiempo conocí a ciertas personas y viví distintas experiencias que me ayudaron a darme cuenta de que la realidad no tenía porqué ser como siempre me la había planteado.

Fue aquí donde me percaté de que no hay sólo una forma de vida “válida”, sino que hay muchas. Que tener un título universitario, casarse o tener hijos, son solo elecciones y no pasos necesarios que uno deba seguir.

Por otro lado, viviendo me Australia me convencí de que lo único importante y seguro que tengo es el presente. Y que no vale tanto la pena poner toda mi energía en la búsqueda de un futuro mejor, sino que en un día a día más alegre y satisfactorio.

Pasar de las preocupaciones que involucra una vida universitaria, a ser mesera de un restaurante ubicado a la orilla de la playa, me ayudó a despejar y a clarificar mi cabeza. Era justamente lo que necesitaba. Un tiempo de descanso mental.

Fue así como lentamente empecé a tomarme la vida menos seria. Me enfoqué en hacer lo que me hacía vibrar y construí sin mayores dificultades, la realidad que yo quería vivir.

Poco a poco, y casi sin darme cuenta, fui descubriéndome y amándome más a mí misma. Antes de vivir en el extranjero vivía llena de miedos e inseguridades. Todo me daba susto, y me importaba mucho lo que los demás pudieran pensar de mí.

Sin embargo, haberme rodeado de gente nueva y distinta, que no tenía ningún tipo de prejuicios, me ayudó a partir de cero. Y a construirme nuevamente.

See Also

Empecé a ser menos calculadora y más espontánea. Menos insegura y más arriesgada. Menos juzgadora y más auténtica. Sumado a esto, el tiempo para mí misma se volvió preciado, y sumamente necesario.

La meditación, la escritura y el deporte comenzaron a formar parte de mi rutina diaria y se convirtieron en mis grandes placeres.

El cambio de mentalidad que tuve en Australia podría haberlo experimentado en Chile, pero hubiera sido mucho más complicado, o tomado más tiempo. Esto, debido a que creo que cuando uno está en su zona de confort, es difícil mirar las cosas desde otro lado.

Me siento muy afortunada de haber vivido lo que viví. Y sé que no todos los que se
atreven a vivir fuera de Chile viven el mismo proceso. La experiencia de cada persona es única e inigualable. Ninguna es mejor que otra. Y creo que todas dejan algún tipo de enseñanza de vida.

No me atrevo a asegurarle a nadie que vivir fuera de Chile le va a cambiar la vida para siempre, pero sí de que en más de alguna cosa le va a aportar. Y sin duda le dejará miles de recuerdos e historias de superación personal.

What's Your Reaction?
Confundido
0
Emocionado
1
Enojado
0
Feliz
1
In Love
1
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

©2019 Bridals Magazine. Todos los derechos reservados