Now Reading
¿Por qué debes reencontrarte con los lácteos?

¿Por qué debes reencontrarte con los lácteos?

Últimamente se ha dicho de todo con respecto a los lácteos y hay muchos mitos que me gustaría derribar porque son bastante beneficios para nuestra salud.

Lo que más me ha tocado escuchar es que los humanos somos el único “animal” que toma leche de otra especie, pero creo que ese argumento es erróneo. Los seres humanos somos también el único animal que se viste, estudia, trabaja, que come alimentos procesados, y desde ahí que ese argumento queda inválido.

De hecho, si miramos hacia atrás, nuestros antepasados eran intolerantes a la lactosa pero con el tiempo y la evolución nos fuimos haciendo tolerantes a ella (todavía hay algunos intolerantes), y dado que era una característica favorable (ya que nos permitió sobrevivir en aquella época, y no deshidratarnos por indigestión) se mantuvo en el tiempo, y hoy nos permite tomar y comer lácteos sin problemas.

Con todo esto no quiero decir que los lácteos son indispensables de la dieta, habrán quienes tengan intolerancia o alergia a las proteínas de la leche de vaca, o a quienes simplemente no les gusten. Pero si tu eres de esas personas que dejaste de consumirlos porque te dijeron que daban cáncer o que hacían mal, te invito a leer este artículo para reencontrarte con ellos.

La leche y sus derivados tienen proteínas que se denominan “de alto valor biológico”. Esto significa que son proteínas que se absorben en el intestino casi en un 100% y dada su estructura sirven para muchas cosas en el organismo. Entre ellas, preservar y mantener nuestra masa muscular.

Otra función importante de las proteínas es dar saciedad. De las leches vegetales, la única que tiene proteínas es la de soya (las de coco y almendras son en su mayoría grasa, la de avena o arroz más carbohidratos) pero lo que diferencia a esas proteínas de la leche de vaca es el valor biológico.

See Also

Las proteínas de soya son muy buenas pero se absorben en aproximadamente un 70% y son menos eficientes en preservar nuestra masa muscular. Lo otro que ya habrás escuchado es del aporte de calcio. Si bien encontramos calcio en otros alimentos (principalmente semillas, frutos secos y algunas verduras), la leche y sus derivados siguen siendo una muy buena fuente de este.

Lo último importante es el aporte probiótico de los lácteos fermentados: queso y yogur. Los probióticos son bacterias “buenas” que habitan en nuestro intestino y que evitan que bacterias “malas” nos hagan enfermar.

Por años se ha hablado de la dieta mediterránea y sus beneficios para la salud (cardiovascular sobretodo), y pese a que esta dieta no incluye leche propiamente tal, si incluye yogur y queso en moderadas cantidades.

Dejar de seguir modas, y a reencontrarse con la leche y sus derivados. Ideal si te animas a hacer tu propio yogur, a agregar queso en tus ensaladas o sopas en esta época, o a hacer picoteos con dips de yogur y tablas de quesos. ¡Siempre es una buena idea!

What's Your Reaction?
Confundido
0
Emocionado
0
Enojado
0
Feliz
0
In Love
1
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

©2019 Bridals Magazine. Todos los derechos reservados